GUANTES CON SANGRE DE BOX

18Productos probados
11Horas invertidas
35Reseñas evaluadas
47Opiniones analizadas

Tu primer entrenamiento de boxeo es una experiencia reveladora. Este deporte de alto encontronazo es duro. No sólo combina el entrenamiento de fuerza y el cardio en solo una sesión, sino que también pone a prueba tu coordinación, equilibrio y agilidad. Incluso publicar adecuadamente un golpe es más complicado de lo que parece. Pero el mundo de los golpes y los uppercuts tiene una gran recompensa: aumenta tu forma física general y quema hasta 800 calorías por hora.

¿Otra virtud? El único equipo que necesitarás para subir al ring son los guantes con sangre de box. Aunque puedes boxear sin el equipo de protección (también conocido como shadowboxing), es una necesidad cuando haces sparring con un compañero o trabajas con un saco pesado, ambas progresiones naturales de tu entrenamiento. Pero antes de que te lances a comprar cualquier par de guantes con sangre de box de alta calidad, es importante que entiendas la diferencia entre los distintos diseños.

Las mejores guantes con sangre de box del mercado a nuestro enteder:

Qué buscar en los guantes con sangre de box

Encaje

Quieres un par de guantes con sangre de box que estén ajustados pero no bastante, que brinden protección y seguridad sin limitaciones. La decisión de la talla correcta es un aspecto importante. Si sientes que los guantes te aprietan tanto que te cortan la circulación o te quedan tan sueltos que tus manos se mueven por dentro, es hora de que pruebes otra talla.

Confort

Al igual que con cualquier equipo de fitness, lo que quieres es que los guantes se sientan bien en tus manos, a fin de que no te impidan hacer un buen entrenamiento. Si te incordian mientras realizas golpes y cruces, es hora de cambiar de par.

Protección

El objetivo de utilizar guantes con sangre de box es resguardar tus manos de los golpes. Por ello, tienes que cerciorarte de que tienen bastante espuma y cuero duradero o sintético para aguantar tu potencia. Asegúrate de que sientes la absorción de los impactos en el momento en que golpeas.

Preguntas usuales sobre guantes con sangre de box

Hemos recopilado las inquietudes mas frecuentes de los clientes sobre guantes con sangre de box.

¿Cuál es el mejor peso para los guantes con sangre de box?

R: Depende del empleo que se les quiera dar.

Los mejores guantes con sangre de box para el entrenamiento acostumbran a estar en el rango de 14 a 16 onzas, ya que la amortiguación añadida protegerá tus manos durante las sesiones de entrenamiento. Los guantes más pesados asimismo te preparan para desafiar a guantes más rápidos. El empleo de guantes pesados en el entrenamiento hace que los guantes de competición simulen mucho más rápidos en comparación con la noche del combate.

Los modelos mucho más ligeros -de 8 a 12 onzas- son los mejores guantes de combate y de competición. La menor cantidad de amortiguación da una transferencia de capacidad más eficaz al golpear a tu contrincante y no fatiga tus brazos en la misma medida que las alternativas mucho más pesadas.

¿Los guantes más pesados duelen mucho más?

R: Sí y no. Como los guantes mucho más pesados son *ejem* mucho más pesados, el esfuerzo de mantener los guantes en alto y golpear repetidamente desgastará tus brazos y hombros más rápido que los guantes más ligeros. Esto puede doler más durante el entrenamiento, pero va a hacer que los guantes de competición se sientan más ligeros y rápidos en el ring.

Si no tienes pensado competir, los guantes más pesados prosiguen siendo una gran idea. El acolchado añadido hace que los guantes más pesados sean más eficaces para sostener las manos seguras y cómodas a lo largo de las sesiones de entrenamiento.

Resumiendo: agregan mal por la fatiga de los brazos, pero las probabilidades de fatiga por lesiones son menores, con lo que los beneficios sobrepasan con creces los costos.

¿Cómo se limpian los guantes con sangre de box?

R: El primer paso es sacarlos de la bolsa nada más llegar a casa. El limitado suministro de aire en una bolsa de deporte clausurada deja que las bacterias medren y generen horribles fragancias.

Si tus guantes están especialmente sudados, limpia el interior con una toalla para eliminar el exceso de humedad. A continuación, desinfecta el interior pasando un paño con una solución de mitad de vinagre y mitad de agua (el vinagre de sidra de manzana o el vinagre blanco marchan bien).

Evita los limpiadores químicos fuertes, como el Windex o la lejía, puesto que pueden dañar los guantes (y tu piel).

Por último, rocía el exterior con la misma solución de vinagre y agua, y límpialo para eliminar la suciedad, los fluidos anatómicos y el exceso de solución.

En el caso de los guantes de cuero, después de la limpieza hay que aplicar un acondicionador de cuero en el exterior. Aplica el acondicionador y aplícalo en el cuero, eliminando el exceso cuando hayas terminado. Hay una amplia selección de acondicionadores de cuero en el mercado, conque no habría de ser muy difícil localizar uno que se ajuste a tu presupuesto.

Cuando hayas terminado, coloca los guantes en un lugar alejado de la luz solar directa para que se sequen. Para facilitar la circulación del aire y absorber el exceso de humedad, puedes rellenar el interior de cada guante con papel de periódico. Comprueba periódicamente el papel de periódico; si se empapa, sustitúyelo por otro seco.

Consejo profesional: limpia el interior con una hoja de secadora y deja el papel en el guante hasta tu próxima sesión a fin de que sigan oliendo a fresco.

Ir arriba
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad